Costra

La sarna es una enfermedad de las plantas causada por algunas especies de hongos. Muy similares en características infecciosas y reproductivas, los hongos responsables de la enfermedad pertenecen al orden de los ascomicetos y prefieren los árboles frutales, hortícolas y ornamentales. La sarna, al igual que otras enfermedades fúngicas, debe evitarse de forma preventiva debido a los graves daños que puede causar a los cultivos.


Plantas afectadas

Allí costra afecta a la pera, manzana, níspero, diversas plantas hortícolas (pepino, perejil, etc.) e incluso rosa y espino. La infección se extiende al borde superior de las hojas, pero también puede afectar al inferior, los brotes, los frutos y las partes leñosas.


Características

Allí costra es causada por varias especies de hongos o ascomicetos. Los responsables de la enfermedad en el manzano son los hongos Venturia inaequalis, el peral es, en cambio, afectado por el hongo venturia pirina, mientras que el níspero por el hongo Fusicladium eriobotryae, perteneciente a la familia de las dematiáceas. Estos hongos patógenos pueden reproducirse sexual y agámicamente. En el primer caso se producirán las conidias que inocularán directamente las partes de la planta, mientras que en el segundo, las ascosporas, que son transportadas por el viento y depositadas sobre las plantas preferidas. Los hongos que afectan al peral son de mayor tamaño que los que atacan al manzano. Sin embargo, las características de la infección son similares en cualquier tipo de planta.


Síntomas

Los síntomas de la costra se manifiestan principalmente por manchas marrones u oscuras en el margen de la hoja. A medida que la infección se propaga, estas manchas se vuelven cada vez más grandes hasta que cubren y manchan toda la superficie de las hojas. En el margen inferior del mismo, también es posible presenciar la formación de una pátina polvorienta debido a la propagación del micelio fúngico. Cuando la enfermedad es demasiado extensa, el aparato foliar se deforma, se seca y se cae prematuramente. A veces también pueden aparecer burbujas que crean grietas en las hojas más jóvenes. Otras partes de la planta susceptibles de infección son los brotes, frutos y raramente las partes leñosas, sede de la reproducción sexual del hongo. Los brotes afectados, como las hojas, tienen manchas oscuras y son de tamaño bastante pequeño. Incluso las flores, si son atacadas, se oscurecen y caen prematuramente. En los frutos, en cambio, existen manchas parduscas concéntricas que en la fase de maduración pueden dar lugar a gotitas, mientras que en frutos adultos a grietas que favorecen la entrada de otros organismos patógenos.


Causas y momento de la infección.

La sarna está muy extendida en los países mediterráneos caracterizados por inviernos suaves y humedad excesiva. Estas condiciones están ahora generalizadas en todo el país, tanto en el norte, que tiene veranos calurosos y muy húmedos, como en el sur, donde los inviernos son cada vez más suaves y acompañados de abundantes lluvias. Las altas temperaturas y la elevada humedad favorecen la invernada del hongo responsable de la enfermedad. Veinte grados centígrados ya son suficientes para favorecer la propagación de micelios patógenos dentro de la planta. El período favorable para el desarrollo de la infección es la primavera, cuando maduran las flores, y el verano, cuando la humedad y el calor son máximos. Para algunas especies de plantas, los ataques también pueden ocurrir a principios de otoño.


Prevención

La prevención de la sarna se lleva a cabo con una fertilización adecuada, una poda correcta, la siembra de variedades resistentes y procedimientos de riego específicos. La fertilización ideal para evitar la propagación del hongo es con abonos orgánicos maduros, en ocasiones es recomendable enriquecer el suelo con compost. La poda de invierno debe tener como objetivo eliminar las hojas y otras partes secas de la planta que puedan infectarse. Las partes extraídas pueden enterrarse profundamente o quemarse. Durante la poda de verano vemos que se procede a darle a la copa del árbol una forma que crea espacios entre una hoja y la otra, porque la costra tiene dificultad para extenderse en espacios foliares bien ventilados. Las partes superiores de la planta no deben ser regadas porque la humedad favorece el desarrollo del hongo, preferiblemente riego frecuente y en las partes basales de las especies cultivadas.


Costra: lucha

Cuando la infección de la costra es demasiado extensa, necesariamente debe llevarse a cabo una lucha química. Los productos más utilizados son a base de cobre y azufre. Los productos cúpricos se pueden hacer en forma granular o líquida. Los granulados deben disolverse en diez litros de agua. Los tratamientos preventivos de los compuestos granulares deben realizarse cada ocho días, mientras que los curativos aportan una dosis de 70 gramos de granulado en los tratamientos de invierno y 35 gramos en los de primavera y verano. Los productos cúpricos en forma de líquido o polvo humectable requieren cantidades menores y son más resistentes al lavado, pero tienen un mayor efecto fitotóxico. Los polisulfuros de calcio también son eficaces para combatir la costra. Para la sarna se utilizan 20 kilos en 100 litros de agua. Los últimos compuestos son biodegradables. Para el correcto uso de los productos químicos, es recomendable seguir estrictamente las instrucciones del paquete adquirido, ya que estas pueden variar de un fabricante a otro.



Video: Arroz con Costra Arròs amb costra Horno Fácil y Rápido


Artículo Anterior

Película para invernaderos "Svetlitsa" y mulching - "Chernomor"

Artículo Siguiente

Bistort Plant Care: aprenda a usar plantas Bistort en el paisaje